Imprimir

Embajadores de EU: Tratar a México como socio estratégico

el .


Texto publicado el 13 de febrero en el diario Washington Post. El original puede leerse aquí.

Por John D. Negroponte, James R. Jones, Jeffrey Davidow, Antonio Garza, Carlos Pascual y Earl Anthony Wayne

US Mex flags(John D. Negroponte fue embajador de Estados Unidos en México de 1989 a 1993. James R. Jones fue embajador de Estados Unidos en México de 1993 a 1997. Jeffrey Davidow fue embajador de Estados Unidos en México de 1998 a 2002. Antonio Garza fue embajador de Estados Unidos en México de 2002 a 2009. Carlos Pascual fue embajador de Estados Unidos en México de 2009 a 2011. Earl Anthony Wayne fue embajador de Estados Unidos en México de 2011 a 2015.)

México es de enorme importancia para los Estados Unidos. Tenemos fuertes intereses estratégicos en una relación de respeto y colaboración con México, aunque abordemos nuestras diferencias en materia de comercio, seguridad y migración.

Las relaciones entre Estados Unidos y México afectan la vida cotidiana de más estadounidenses que las relaciones con cualquier otro país, ya sea a través de la cultura, el comercio o los viajes. La prosperidad de los Estados Unidos y la seguridad de nuestra patria se ven profundamente afectados por el tipo de relación que tenemos con nuestro vecino del sur.

Mucho se puede mejorar entre México y los Estados Unidos para el bien de ambos países, pero enfrentar estos desafíos no tiene que ser una propuesta de ganar-perder. Ambos países pueden ganar seguridad y prosperidad. Revivir la animosidad y la "distancia" que caracterizó nuestra relación en los años setenta u ochenta es peligroso y va en contra de nuestros intereses.

Los seis de nosotros hemos servido como embajadores de Estados Unidos en México, manejando la siempre mejorable relación entre las administraciones demócratas y republicanas desde finales de los años ochenta. Hemos visto de primera mano el valor estratégico de trabajar en colaboración con México para abordar problemas comunes, como la delincuencia, el terrorismo y la competencia económica mundial. A lo largo del camino, México se ha convertido en un país más democrático y próspero, convirtiéndose en un socio mejor y más confiable.

Ahora estamos profundamente preocupados por ver esta base sacudida. Las actitudes públicas en ambos países están siendo azotadas por exageradas acusaciones públicas. Los mexicanos creen que su "dignidad" nacional ha sido insultada. Los defensores de una cooperación más estrecha con los Estados Unidos están a la defensiva. Las voces nacionalistas están ganando terreno. Esto no está en el interés a largo plazo de los Estados Unidos.

Estados Unidos y México iniciaron el moderno camino hacia una relación más estrecha con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte de 1993. Colectivamente, los seis de nosotros hemos trabajado en todas las etapas del TLCAN. Este no es un acuerdo perfecto, pero tampoco es el asesino de trabajo que algunos han interpretado. Desde que el TLCAN fue firmado en 1993, los empleos estadounidenses vinculados al comercio con México crecieron de 700.000 a 4.9 millones. El valor de nuestro comercio de dos vías se ha multiplicado por seis, llegando a $584 mil millones en 2015. México es ahora el segundo mayor mercado para las exportaciones de Estados Unidos, más grande que nuestras exportaciones a China, Japón y Alemania combinados. México es el tercer mayor comprador de productos agrícolas de los Estados Unidos. Construimos muchas cosas juntos, con partes cruzando fronteras en ambas direcciones --tanto que se encontró que las exportaciones de manufacturas mexicanas terminadas tienen un 40 por ciento de contenido estadounidense.

Los empleos de Estados Unidos se movieron a México, pero otros fueron creados por el TLCAN. Un estudio de 2013 estimó que los Estados Unidos es $127 mil millones más rico cada año debido al comercio adicional del TLCAN. Nuevos estudios han dejado claro que las grandes causas de las pérdidas de empleo en la fabricación de los Estados Unidos son la automatización y el comercio con China, no el TLCAN. El TLCAN puede mejorarse para ayudar a impulsar la economía estadounidense en áreas tales como la "regla de origen", servicios, comercio electrónico, ineficiencias fronterizas y estándares laborales. Esas son las cuestiones que deben negociarse sobre la base de hechos para fortalecer una relación a largo plazo que haga a ambos países más competitivos.

La energía merece una mención especial. Bajo el TLCAN, el sector nacionalizado de la energía de México seguía estando fuera de los límites de las compañías estadounidenses. En 2013, México abrió la inversión y el comercio de petróleo, gas natural, electricidad, renovables y combustibles refinados a Estados Unidos y otras empresas. Hoy, los Estados Unidos exportan más gas natural y gasolina a México que a cualquier otro país. En diciembre, las principales compañías estadounidenses ganaron licencias para desarrollar las reservas de petróleo de México, mientras que otras son socios en nuevos oleoductos. Estas aperturas hacen que Norteamérica sea más segura en términos de energía.

El déficit de Estados Unidos con México recibe más atención pública de lo que merece. México representa el 8 por ciento de nuestro déficit. Nuestros déficits con China, la Unión Europea y Japón son más grandes. El déficit con México disminuyó en más del 40 por ciento entre 2010 y 2015, a pesar de que nuestro comercio creció 35 por ciento.

Un punto agudo de la discordia ha estado sobre la pared de la frontera y la migración. La gran ironía es que hoy en día hay 1,1 millones menos de mexicanos indocumentados en Estados Unidos que en 2007. Las aprehensiones de los mexicanos en la frontera han alcanzado los niveles más bajos de este siglo. México se ha unido a nosotros para manejar la oleada de migrantes de Centroamérica, deportando más de 165,000 de su frontera sur en 2015, más que los Estados Unidos. Exigir públicamente que México pague por un muro que los mexicanos no piensan que es necesario ha alimentado el nacionalismo antiamericano. Esto limita la capacidad del gobierno de México para trabajar con nosotros para encontrar soluciones.

Las fronteras comunes también hicieron a México y los Estados Unidos asociados en la seguridad nacional. Desde el 11 de septiembre, México y Estados Unidos han trabajado estrechamente para impedir que terroristas potenciales entren en Estados Unidos. También trabajamos para mejorar la lucha contra el tráfico ilícito. El tráfico de heroína y otras drogas a los Estados Unidos y el contrabando de armas y las ganancias provenientes de las drogas en México fomentan la violencia, la corrupción y las muertes en ambos países. Sin embargo, durante los años de nuestro servicio colectivo, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley han construido la confianza, la competencia y los canales legales para actuar contra las redes criminales. Esa cooperación debe reforzarse y no debilitarse.

Juntos, los autores de este texto hemos sido testigos de cambios profundos y positivos en la relación Estados Unidos-México durante el último cuarto de siglo. Instamos a los Estados Unidos a entablar negociaciones serias y basadas en hechos sobre las diferencias en materia de comercio y otras cuestiones. Las observaciones intimidatorias o denigrantes hacen que sea más difícil alcanzar resultados que apoyen los intereses económicos y de seguridad de Estados Unidos y que se alimente el antiamericanismo en México. Trabajadores, empresas y comunidades de ambos países prosperarán con una colaboración estratégica a largo plazo entre Estados Unidos y México. Sigamos construyéndola.

 

 

Descarga nuestros Reportes Anuales

rep esp

Click en la imagen ver el resumen.
Click aquí para ir al reporte completo.

Portad Red esp

Click en la imagen ver el resumen.
Click aquí para ir al reporte completo.